Viajes a realidades paralelas nucleacionales objeto
El conocer como el todo se muestra sobre sí mismo en facetas, admite la posibilidad de que un observador empleando dicho conocimiento pueda interactuar ente mundos muy similares, pero distintos entre sí, tal que emula una potencial ilusión de existencia de una convivencia entre realidades paralelas, que guardan autosimilitud entre sí, pero que tienen sus variantes fundamentales, tal que este no se percate de que en cual realidad está interactuando. Novikov ya ha indicado como versiones de un mismo ente puede interactuar con estados antagónicos que en sí complementan, de tal forma que las realidades muestran una lógica común en ellas, quizás sin que los actores lo perciban.
El todo no permite que se muestre concretitud de acción, ni manifestación y ni conformación, lo cual favorece que se presenten fenómenos que la ciencia considera imposibles de manifestarse. Tal que debido al reduccionismo y minimalismo de percepción, acción y manifestación con que analiza la ilusión de presencia de una realidad subjetiva dentro de lo que interpreta el observador dentro de la relación de sombras entre sombras de lo que es permitido para el cuántico unificado, todo es efímero en donde la complementariedad de la información objeto se muestra en una diversidad de cascadas de árboles de vorticidad nucleacional objeto, de donde el sinfin de posibilidades visualización de realidades  está presente.
Debido al principio conservación de la información objeto, es factible que un observador como parte de lo asociado al todo, pueda saltar de una ilusión subjetiva de interpretación a otra cercana, conllevando a una cadena similar a la indicada por  Jean Pierre Garnier. Tal que este menciona el desdoblamiento del tiempo, tal un observador ubicado en diferentes versiones de estados del espacio de acción en su visión temporal o faceta, puede enviar mensajes de asimismo. Tal que de esta manera este observador no tiene que pensar que acción es la continua en su supuesta realidad. Al extender lo indicado por Garnier al espacio de acción en todas sus facetas, se presenta la posibilidad de que un observador pueda convivir en diferentes realidades, respondiendo de la forma correcta, debido a versiones del mismo, evolucionadas le indican que es lo que debe hacer. Por lo cual, perfectamente un observador puede estar conviviendo en diferentes realidades, sin percatarse de ello, a menos que por lo indicado por Novikov se presente una sustitución de uno sobre el otro,  en sus potencialidades manifestables en las realidades en estudio propias de la cadena de versiones asociadas a un observador. Pues así como la parte se desdobla conformando todas las facetas de complementariedad asociadas al todo, el observador también es una parte que tiene dicha potencialidad permitida.
Condiciones compartidades de información objeto entre la ilusión de presencia de realidades manifestables:
  • Toda realidad es producto de la percepción parcial sobre una delta nucleacional objeto, que tiene complementariedad tal que se cumpla el principio de conservación de la información objeto.
  • La complementariedad siempre presente, tal que la visión de Dirac es tal que, partículas, antipartículas y sus bosones asociados a la interacción de las mismas, están presentes en las potencialidades propias de sus árboles de vorticidad nucleacional objeto.
  • La función de onda que la mecánica cuántica indica, es un resultado reduccionista y minimalista de lo que es propio a manifestarse según el árboles o árboles nucleacionales objeto propios de lo analizado.
  • Debido al efecto sombra, todo árbol de vorticidad nucleacional objeto, tiene incluido cadenas de otros árboles nucleacionales objeto, debido al principio de conservación de la información objeto, que asemeja manifestaciones de auto similitud que conlleva a la potencial presencia de infinidad de realidades manifestables en cualquier árbol de vorticidad nucleacional en que se perciba los fenómenos en estudio.
  • Todas las realidades ya sean paralelas o de naturaleza complementaria, a cualquier nivel, son propios de árboles de vorticidad dentro de árboles de vorticidad, propios de las sombras bajo las cuales se manifiesta el todo sobre el todo en facetas. Por ello, es lógico que se muestren multiversos paralelos como los indicados por los seguidores de la teoría de cuerdas y membranas.
El espacio tiempo es solamente una percepción subjetiva que tiene la humanidad para dar lógica a la forma en que percibe a los eventos, pero como tal no existe, es propio de la relación de como los actores interactúan con actores, donde todos sombras de lo que denominan la parte. Tal que al afectar a uno de ellos, debido a la complementariedad y al principio de conservación de la información objeto, en la realidad aparente todo tiende a mostrar en el orden lógico propio de esa densidad y matriz acción bajo la cual la ilusión de la misma es percibida. En donde, tanto la densidad como la matriz de ación, son potenciales formas en que los grados de libertad aparentemente básicos se pueden mostrar desde una percepción reduccionista y minimalista asociada a las facetas potenciales de manifestación del campo cuántico unificado.
Tal y como indicada la teoría de la gravedad cuántica, en donde la ilusión de la sombra de manifestación que denominan espacio tiempo, se muestra con carácter fractal, la parte se manifiesta coherente con su complementariedad, lo cual facilita que un modelo como el basado en lazos, puede ser un punto de partida para comprender como el espacio tiempo, como sombra que es, pueda manifestarse de las diferentes formas en que le es permitido, según los grados de libertad aparentemente básicos bajos los cuales se analice al mismo. Es decir, dentro de esa densidad y matriz de acción en que esa sombra dentro sombras es percibida y filtrada como por el efecto de una delta nucleacional objeto.
Es muy conocido el efecto cuántico propio de lo que denominan la potencialidad manifestable de la función de onda de la mecánica cuántica, del ejemplo del análisis del gato de Schrodinger. En que ordinariamente se asocian únicamente dos estados manifestables, pero no toman en cuenta que el gato y su entorno son entidades nucleacionales objeto, es decir, todas las versiones del gato son nucleacionales objeto, al igual que todos lo entornos posibles. Por lo cual, es inevitable que se presente el efecto de percepción a través de espejos paralelos, en donde ninguna imagen e inclusive el objeto inicial se muestra concreto, ninguno existe desde el punto de vista de concretitud, todas imágenes son potencialidades manifestables, en donde la caracterización de todos los ente involucrados no muestran igual, sino autosimilitud entre sí, como un fractal cuántico difuso. Por lo cual el gato y el entorno en sí no son concretos, de manera que el colapso de función de onda indicado por la mecánica cuántica, simplemente es una ilusión sobre el observador. Todos son el gato, pues el entorno se define respecto a la información del gato afecta su lógica de definición dentro de la densidad y matriz de acción, quedando este atrapado un viaje complejo, en que el tiene caracterizaciones diferentes, no existe dos imágenes iguales, solo hay manifestación de autosimilitud, en donde todos en sí son la parte, tal que esas potencialidades es lo que es propio de su definición dentro del campo cuántico unificado. De manera, que la información nucleacional objeto está emulando a un viaje entre realidades, siendo las cercanas a la condición de percepción del observador las que conllevan al contexto y memoria de acción. Por ello, es factible lo que indican los seguidores de la teoría de cuerdas, en donde se podría presentar una convivencia entre multiversos muy diferentes, en cuanto a conformación acción y manifestación. Es decir, universos paralelos del primer tipo, que coexisten con los segundo tipo, con los tercer tipo, con los del cuarto tipo, sin eliminar otras opciones que sean propias de las complementariedad de la densidad y matriz de acción en que está atrapa la percepción del observador.
Espacios de manifestación de las facetas del todo sobre el todo, que son asociadas a la afectación de la parte y la que provoca esta sobre lo que es complementario a la misma:
  • Los grados de libertad aparentemente básicos son producto de percepciones subjetivas, lo cual genera que mucho conocimiento considerado básico para describir el todo, quede atrapado en nichos de conocimiento, que no guardan generalidad con lo propio de lo manifestado por el todo.
  • Ningún mundo de información objeto tiene asociado un espacio de acción concreto, todo es efímero y se desgloza en cascadas de percepción en donde todo es efímero y subjetivo de percepción, por lo cual toda su información es asociada a como el observador se percibe asimismo y a su complementariedad.
  • Todo ente resguarda sobre mismo un efecto de memoria de acción, conformación y manifestación, tal que permite que se genere una lógica en la percepción de los eventos en que este es etiquetado. Por lo cual, es propio que se le asocie también un contexto de acción, conformación y manifestación del mismo, respecto al mismo y sobre lo relativo a su complementariedad externa e interna.
  • Toda densidad y matriz de acción, conformación y manifestación, tiene asociadas complementariedades, tal que dentro de la ilusión de la presencia de sombras entre sombras, todos son uno solo que se manifiestan en facetas. De tal manera, que la ilusión de dinámicas es producto de la complementariedad asociada a contextos y memorias de acción, conformación y manifestación propias de lo que denominan la realidad natural con que el observador percibe a su entorno y a la forma en que este interactúa con el mismo, incluyendo la forma en que este le define al mismo.
Es claro de lo anteriormente mencionado, que todo ente viaja entre realidades, tal que la autosimilitud desfavorece a que este se perciba en el mismo. De manera, que desde el punto de vista de lo anteriormente mencionado, que todo ente viaja entre realidades, tal que la autosimilitud desfavorece a que este se perciba en el mismo. De manera, que desde el punto de vista de la visión de Garnier extendida, el mensajero del futuro es una entidad compleja que se define en cadena dentro de un árbol de vorticidad nucleacional, pues este recibe mensajes de otro que esta supuestamente evolucionado respecto al mismo y así sucesivamente. Tal que la información de un mensajero sobre los otros, se desgrana dentro del árbol de vorticidad que contiene a otros interiormente, lo cual genera un efecto de ruido sobre muchos, pero por efectos de superposición constructiva y destructiva, permite que se definan estados de evolución lógicos, debido a lo cercano o del grado de autosimilitud entre las realidades entre emisores y receptores. Es decir, en forma simplificada, bajo la visión de Garnier, esta indica que el receptor del pasado condiciona a la potencialidad manifestable del emisor, por lo cual, no es posible decir quién define a lo que denominan pasado o futuro, pues todos son uno solo con muchas imágenes potenciales de manifestación.
No obstante, queda la duda de si un observador puede afectar a la forma en que se define a la función nucleacional objeto dentro de los árboles internos dentro del árbol principal, el cual nunca es conocido, similar a lo indicado con el ejemplo de los espejos, tal que su acción defina sobre cual cascada quiere manifestar su ilusión de presencia. Según la visión de Garnier extendida, el mensajero del futuro es una entidad compleja que se define en cadena dentro de un árbol de vorticidad nucleacional, pues este recibe mensajes de otro que esta supuestamente evolucionado respecto al mismo y así sucesivamente. Tal que la información de un mensajero sobre los otros, se desgrana dentro del árbol de vorticidad que contiene a otros interiormente, lo cual genera un efecto de ruido sobre muchos, pero por efectos de superposición constructiva y destructiva, permite que se definan estados de evolución lógicos, debido a lo cercano o del grado de autosimilitud de las realidades entre emisores y receptores. Es decir, en forma simplificada, bajo la visión de Garnier, se indica que el receptor del pasado condiciona a la potencialidad manifestable del emisor, por lo cual, no es posible decir quién define a lo que denominan pasado o futuro, pues todos son uno solo, con muchas imágenes potenciales de manifestación.
No obstante, queda la duda de si un observador puede afectar a la forma en que se define a la función nucleacional objeto dentro de los árboles internos dentro del árbol principal, el cual nunca es conocido, similar a lo indicado por los espejos, tal que su acción define sobre cual cascada quiere manifestar su ilusión de presencia. Conllevando a que los viajes entre realidades pueden ser dentro de una misma realidad o entre varias realidades.